Manuel Mirage.

Manuel Mirage.
Pinceladas de hambre del hombre sin vida.

lunes, noviembre 21, 2011

El hombre nadie

El hombre nadie, es nada, una sombra larga en una sala iluminada,
La luz que eclipsa su existencia, necias las audiencias que me libren de esperanza.
Pero aquel está desde su ausencia, hablando palabras mudas, torpes y crudas
Blandas, poco cocinadas, extracto de amor y malva para oídos rebosantes de orina.
El insustancial es ahuecado por los ojos con cucharas de madera.
Cadáver en la ladera, esperando nueva vida semienterrado en la tierra.

martes, noviembre 08, 2011

Aquel hombre color tierra

El hombre color marrón tiene olor a café tostado
y camina siempre sobre las hojas caducas en otoño.
El hombre color tierra tostada come regaliz negro,
algunas veces ingiere demasiado cuando pierde al solitario.
El hombre de fría tumba a veces nubla su vista y murmura
a solas caminando sin dirección bajo la lluvia.
El hombre de pigmentos sucios ya no sabe de juicios
ni de estrictos hábitos de vida mas allá de los colores turbios.
El hombre humedad apenas usa el habla, quizá ya no recuerda
las palabras, las guardo y no logra encontrarlas

lunes, agosto 08, 2011

(sin título II)

En los días cuesta-arriba
la valentía dormitaba.
Alma enferma de bulimia,
que bonita vomitas ganas.

Que mañanas tan sombrías,
con sonrisas falsas gastas
las miradas, las caricias,
el corazón ardiendo en llamas.

Medios-días a medias tintas
menos vidas bajo el paraguas,
menos noches de lunas agrias,
media-estancia en el final.

(sin título I)

Es la amplitud de la mirada,
el recorte de los pedazos
de las ganas en los abrazos
que he pintado con sonrisas.

martes, junio 28, 2011

jueves, junio 09, 2011

All (Again)




Los tesoros están
escondidos,
tras los ojos.
De entre los labios,
abriendo la boca
salen las joyas
del pensamiento.
De las risas
y los sueños
lo que buscan
grises hombres tristes
mujeres de estas
pequeñas por fuera
gigantes por dentro.

martes, junio 07, 2011

miércoles, mayo 25, 2011

Estratosfera

Recuerdo aquel momento estratosférico en el que creíamos que amaríamos hasta un punto eterno en el tiempo.

martes, mayo 17, 2011

Manifiesto del desánimo

Pongo de manifiesto por última vez la palabra, la enésima vez que escriba a la jamás leída ni escuchada, agotada y seca en el intento en vano de generar algo, creación, destrucción, cambio. El adiós del lejano al sueño de la idea del concepto, llegar al nombre a través del hecho teórico que genera un movimiento solo con pasión, éste es el fin de ese amor o su evaluación negativa tras la última convocatoria. El adiós a la ofrenda que esclaviza a las escuchas ajenas, el final de la necesidad imperiosa del servir con la obra mental incesante que por fin, armada del desánimo expira ante las escasas miradas que jamás habitaron el espacio de la comprensión, solo el de una motivación falta de condiciones.
Pocos tendrán espacio en su línea de tiempo para el último discurso del desconocido y menos que mínima la sección que verá como se cae el tiesto tendido al fondo de un patio interior sin voz, sin futuro, sin honor.

domingo, abril 17, 2011

6245km de distancia imaginaria.

Ahora que no estás el espacio se dilata, el tiempo pasa más despacio y el laberinto crece complicado y nos atrapa.

sábado, marzo 26, 2011

Palabras agotadas


Escribiría una de esas frases trises y bonitas, o al menos sinceras, palabras de esas que narran como se quiebra un pecho al caer al suelo agrietado de una depresión insuperable, pero ya no me quedan.

viernes, marzo 25, 2011

miércoles, marzo 16, 2011

Presente éste.

Aquél ahora es éste,
más allá de los puntos cardinales
que coordinan el espacio terrestre,
él es éste, tan vivo y tan presente
que se apresura al futuro vertigino
veloz sobre la máquina humeante
que casi pudiera parecer arder
con su energía de relámpago.
Te paras, te apagas pasado,
moneda cobro y pago.

martes, marzo 15, 2011

Comienzos

El nacer del comienzo, la primera letra escrita a puño son mis manos lanzadas al viento con la sensación de no esperar respuesta alguna por parte del cielo.
El abrazo al silencio, el disfrute del vacío es el primer día en la vida del lleno, el pleno sol por lucir tras el día gris nublado en tormento.
El gran bostezo y cansancio de sueño es el reposo, caminante reciba el premio por tan laborioso paso tras otro, sin pensar en la ida, en la vida, en la vuelta, el retorno.

viernes, marzo 04, 2011

Fractura mal curada

Hay veces que te echo tanto de menos que creo que voy a romperme en mil pedazos.


Negación al exterior. Tinta sobre papel trat. digital, 2007

miércoles, febrero 23, 2011

Viajero de tripulantes

Vivo huyendo
de la sombra que proyecto al caminar
mi paso es sobrio ante los ojos
sombrío sonrío ante vosotros, los otros.
Mis pasos caminan solos desde la ultima vez.
Porto en mi mano el pasado, rojo granate
mi Granada sangrante, la pasión del amante perdido
devoción e indiferencia, la vuelta de la moneda de cambio y castigo.
Tengo el futuro en el cielo, de la boca,
de la bestia más feroz se pueda inventar en un cuento infantil,
tengo un camino a la niebla, una senda gentil que definitivamente
no volverá hacia aquí, me, mi, conmigo, sin ti.
El paso volátil es solo un acto reflejo a la defunción del instante,
pero esta no es mi forma de huir.
La calma despavorida, desprendida, derruida y fachada de estuco,
bien cuidada la educo, sonría en sociedad, gentil y preocupada
con la mirada lanzada en serenidad exterior como modelada en oxido
tras la pupila, concubina de la hiedra que crece entre el hueso y la piel.


(foco lateral, la sombra proyectada queda hacia adelante, del techo cuelgan llaves partidas de escayola.)

viernes, febrero 18, 2011

Coraza 150mg

La vida de las medicinas me mantiene al margen.

video

Fotografía, música y edición: Manuel Mirage

miércoles, enero 26, 2011

L-3 o la tercera L.

El juego de la casualidad tan atractivo, el primer encuentro casual con el roce de miradas que acaban cruzándose y clavándose unos ojos en los otros y los anteriores viceversa. Al momento que ya cansa después del cuarto encuentro casual, del intercambio de palabras del segundo, del saber a qué clase vas del tercero y el elogio del nombre en el final, no, saber tu parada de metro no basta a la quinta.

Descubrimiento

Las pastillas de la felicidad no hacen feliz a nadie.
La vida es más o menos soportable.

lunes, enero 10, 2011

La Bohème Nouvelle

Bienvenidos sean, seres de este mundo nuestro imaginario,
pasen y paseen por un laboratorio experimental de realidades ignoradas, realidades tras las que se ocultan anónimos, adictos a retratar, redactar, recrear relamer y capturar las sensaciones que habitan más allá de las ciudades, de las mentes amuralladas y siéntense junto a las palabras menos escuchadas, pero, más intensas, ocultas como las pieles más tersas bajo las faldas más largas, levántenlas, pierdan el miedo a admirarlas, cierren los ojos junto a Tao bajo el gigante baobab más lejano a sus casas.
Acompáñenos en un viaje más allá del final del pasillo, más allá de las miradas plastificadas, sublimansé, amen y amén San Luis que nos criaste a algunos, challen, salten salvajes al círculo que crece como un todo, fuente inagotable del hombre más azul que he conocido.
Más se sabe cuando más se hace y más se crece, porque somos familia, y algunos extraños ante ustedes, pero vengan más y más cerca y todos con la sinceridad que ello conlleva, porque somos solo sombras, los nombres que se quedan sin subrayar en los apuntes, somos lo que no suena por las radios ni las calles, somos los nadie muertos de hambre, un hambre insaciable de tinta y desaire, creación por y para ustedes que solo son números, pero puntos de vista, puntos vistos desde arriba, en el plano cenital del baile, pero nosotros los miramos a ustedes, estamos solos como zapatos desparejados, pero observan con el deleite de aquel para el que no existe el tiempo.
Vivimos lejanos a sus mundos rutinarios, viajamos en el viento sobre aviones de papel, Somos la generación que dibujaba bajo un viejo algarrobo que ya no existe, Somos constantes aleatorios, grandes, pequeños, alegres y tristes.
Somos la nueva bohemia, la razón por la que todo esto existe.

viernes, enero 07, 2011

Cartas de amor de otoño IV (El Mar más lejano)


-Me estoy alejando de tu océano,
de tu frío, la humedad,
me estoy despidiendo del camino,
del contigo, de la posibilidad,
me he ido, dejando el mar atrás.

Cartas de amor de otoño III (El amor en silencio)


El amor en silencio,
porque las ausencias sin presencias,
son solo eso, esencias sin olor,
bocanadas de hambre del hombre
sin vida ni honor.

jueves, enero 06, 2011

Realidad imaginaria IV (Trepanación por testigo)

Ay de nosotros que vivimos en universos tan separados, ay de corazones desamparados, desparramados en la mesa del salón y los futuros niños que no vendrán, correteando por el despacho con las manos manchadas de óleo ensuciando tus documentos... pero se agotan los sueños y solo se gotea sobre mis deseos esa tinta negra, oscura como las profundidades de los infiernos y estoy en ellos, de veras, que estoy en ello, pasando la pagina de este cuento que invento para resguardarme de la lluvia, de las lágrimas que cuento con los dedos y hace años que perdí la cuenta de los números. Ay de los últimos y los primeros que no olvidan un beso en un coche o el calor de un cuerpo, ay que pequeños somos por dentro jugando a ser adultos y llegando a ancianos sin estar maduros en el hueso, pero qué fácil resulta agusanarse el corazón y el cerebro de lamentos intrínsecos. Ay de los ociosos, de los celosos, de los sueños oleosos con tus piernas dibujadas con carmín, Ay pero Ay, Ay de mí, de los desesperantes despertares fríos en camas vacías sin ti.
Ay del ensañamiento cuando el dolor viola al amor con tal cariño que resulta imposible dejar de sentir, es el destello de luz que escuece en la piel hasta dejar la vida sin obtener la muerte y observar como vives mientras estoy ausente sin que importe mi aporte, pasaporte y despido, ay de mi estoy olvidando el camino, agotado y ya no sé donde ir.

Realidad imaginaria III (Apoptosis)

Te estoy amando en la distancia, en este espacio tan breve, el instante que nunca vuelve.

lunes, enero 03, 2011

Realidad imaginaria II (Expectación expectativa)

Solo espero que la esperanza se largue por la misma puerta por la que jamás debía haber entrado.

Realidad imaginaria I (La ida, Láida cálida)

Estoy callando, aguantando las palabras,
conteniéndolas en la boca, concentrándome en las olas,
vaciando las horas de esa sustancia viscosa,
levantando poco a poco esa losa que cubre esta fosa,
y una cosa es clara, controlar la voluntad no es una broma.
Caminar con pies de plomo hay veces que no ayuda
más cuando la prisa te pisa los talones y el tiempo apremia,
el cuerpo como un mundo, la decadencia como una pandemia,
silenciosa con sus patas bien sujetas a la espalda, como espada
que atraviesa, qué traviesa la esperanza, cuando inventa
realidades infructíferas, esferas vacías, caídas de la cama.
No quiero inventar nada, ni hadas volando, ni ramas de árbol,
ni cantos dentro de cajitas de madera y áspera espera de piedra.
Imposible es la huida ante lo inevitable y cortante en el alma,
que mis pensamientos se precipitan por la ladera de tu cadera
y la historia imaginaria renueva su mirada por otra temporada más,
quien sabe qué aguarda cada instante futuro fuera del aula,
más allá de la caja torácica que mantiene cautiva la vida,
arriba, allí va, mas arriba, mas lasciva ante la situación destructiva.